miércoles, 12 de abril de 2017

Antibirth


Director: Danny Perez
Guionista: Danny Perez
País: E.U.A.
Año: 2016
Duración: 94 min. aprox.
Trailer

Género / Tópico: Terror / Cine independiente USA

Sinopsis: La bebedora, adicta e incontrolable Lou y su mejor amiga Sadie pasan sus días a la deriva en una bruma narcótica. Pero una noche salvaje se convierte en un mal viaje que nunca termina cuando Lou se despierta con síntomas de un embarazo sin explicación. ¿Quién (o qué) está creciendo dentro de ella? A medida que se acerca la fecha del parto con una rapidez alarmante el miedo, la paranoia y las teorías de conspiración comenzarán a acumularse.


Reparto / Personajes

Natasha Lyonne es Lou
Chloë Sevigny es Sadie
Mark Webber es Gabriel
Maxwell McCabe-Lokos es Warren
Meg Tilly es Lorna
Entre otros


NOTA: 6.7 / 10


Embarazo no deseado, no previsto, no planeado, inesperado, imprevisto, inoportuno, despreciado, aborrecido… Vaya que el libertinaje es divertido hasta que las consecuencias surgen. Estoy atribuyendo estos embarazos, ojo, en este contexto, a la sexualidad hedonista y orgásmica de la antropología permisiva. Donde siempre y cuando sea una elección propia, no hay ningún criterio discriminatorio entre lo lícito y normal y lo ilícito y anormal, el sexo es puramente biológico y hay que gozarlo… Pero siempre estos maravillosos conceptos se enturbian por la imbecilidad enfebrecida por las drogas y el alcohol o simplemente la desfachatez e idiotez. Y entonces, lo que sería una “bendición” pasa a ser un castigo biológico, condenando al mundo a tener a un humano más pudriéndose. La verdad es que a menos que intervengas sabiamente, más aún para las mujeres, el embarazo es uno de los temas más terroríficos (independientemente de que vayas a parir o no al anticristo)… Y eso el cine lo sabe. Me acuerdo de películas como la francesa Baby Blood (1990) de Alain Robak, donde una chica es obligada por la monstruosa criatura de su vientre a asesinar hasta el día de su violento nacimiento. A una futura madre empeñada en culminar los 9 meses de su embarazo a pesar de que el producto ha sido diagnosticado muerto en Grace (2009) de Paul Solet. Y por supuesto, de Rosemary's Baby (1968) de Polanski. Y ni hablar de la maternidad/paternidad… a sabiendas de que has engendrando a una extraña criaturilla que anda por ahí volviendo loca o matando a la gente, ejemplos son Eraserhead (1977) de Lynch o It's Alive (1974) de Cohen. 

Pues bien, Danny Perez nos ofrece en su segundo largometraje su visión sobre el degenerado consumismo social, pringado de depravación y desenfreno. Empleando para ello el tema del embarazo. ¿De qué manera? Bebiendo del terror biológico de Cronenberg, las conspiraciones de John Dies at the End (2012) de Coscarelli y la paranoia enfermiza de las películas de terror de mujeres embarazadas. El resultado es una comedia de terror y ciencia ficción con estética de Cine Serie B… psicodélica, bizarra e irregular. A veces es oscura y mórbida, también sosa y aburrida. No sé. Tal vez sólo sea para fans de Natasha Lyonne y fans de estas cosas... “raras" del espacio exterior e interior. 

La atípica historia de Lou, una mujer cercana a los 40, eternamente peleada con el mundo y sus reglas (cual adolescente obtusamente anarquista), embebida en el alcohol, las drogas y el rock punk. Vive trabajando de vez en vez en cualquier cosa que le permita ganar dinero con facilidad y continuar con su desordenada vida en el remolque que su padre le heredó. Vacuidad. Hasta que una noche en una fiesta pierde la consciencia, y a diferencia de Contracted –(2013) de Englan– Lou no adquiriría una enfermedad de transmisión sexual zombi, sino un embarazo no deseado producto de la simiente de… ¿el diablo, una mutación genética o alienígena? a manos de ¿una secta satánica, una conspiración del gobierno o una invasión extraterrestre? Bueno, ya lo descubriremos… ¿lo descubriremos? Los días pasan y los cambios en el cuerpo de Lou son notorios, no sólo aumenta de volumen su vientre, también se pudre. Decidida a conocer la clase de oscuro plan del que está obligada a ser parte, iniciará su investigación. Obviamente, sin perder la oportunidad en cada momento de meterse un golpe de marihuana, cocaína, y cuanto alcohol pueda beber.

Una película rara… creo que es el término. No tan buena como quisiera. Sus puntos más débiles son la actuación, Lyonne (Orange is the new black), Sevigny (American horror story) y Mark Webber (Green Room) parecen amateurs, y la mayoría de los diálogos son terribles, hay personajes secundarios triviales y sobrados, y el ritmo llega a ser muy lento. Sin embargo tiene una atmósfera enrarecida cautivante, cierto pulso psicotrópico, escenas curiosas como un estroboscópico mensaje subliminal televisivo o la excentricidad de Tonetta, y una banda sonora genial, garage punk, indie rock, post-punk… Suicide, Crooks on Tape, Dead Moon,The Gories, The Black Lips. Una propuesta arriesgada, collage de tantas otras no obstante con personalidad. Algunos dicen "la amas o la odias", no creo sea para tanto, pero ya dirás.



Surrealista como un mal viaje. Si la quieres ver online checa en pelispedia. Para su descarga directa en Mega acá y por torrent aquí.

domingo, 9 de abril de 2017

Headshot


Directores: Kimo Stamboel y Timo Tjahjanto
Guionista: Timo Tjahjanto
País: Indonesia
Año: 2016
Duración: 117. min. aprox.
Trailer

Género / Tópico: Acción - Drama / Artes marciales - Crimen

Sinopsis: Un hombre despierta en un hospital, incapaz de recordar quién es. Poco a poco y con la ayuda de una doctora, se va recuperando. Sin embargo, su pasado no tarda en alcanzarle, cuando un capo de la droga secuestra a la médica. El desmemoriado Ishmael deberá enfrentarse a una banda de luchadores que, quizá, fueron también sus compañeros.


Reparto / Personajes

Iko Uwais es Ishmael / Abdi
Chelsea Islan es Ailin
Sunny Pang es Lee
Very Tri Yulisman es Besi
Julie Estelle es Rika
David Hendrawan es Tejo
Zack Lee es Tano
Entre otros


NOTA: 6.4 / 10


¿Disfrutaste en grande The Raid: Redemption de Gareth Evans? Si la respuesta es sí, Headshot no te defraudará y desde ya puedes ir a verla, tal y como yo lo hice después de leer los nombres de Iko Uwais, Kimo Stamboel y Timo Tjahjanto. El primero, de la mano de Evans actor protagónico del “renacimiento” del cine de artes marciales nacido en el Oriente Extremo (filmes de acción más encaminados a la filosofía y el drama en el Japón feudal, ejemplo de ello son títulos de Akira Kurosawa como Sugata Sanshirô de 1943), adoptado por Hong Kong y exportado (explotado) en Estados Unidos en los 70’s (Kung Fu, la serie donde salía David Carradine) y la influencia de Bruce Lee. Con el tiempo se convirtió meramente en Cine de Acción, en donde su fuerte recae en la veracidad de sus coreografías, dejando de lado la trama. Y hoy en día… ciertamente “pasado de moda”, notándose menos películas, y de haberlas, más inclinadas a las artes marciales mixtas, kickboxing, peleas callejeras… y la verdad que eso es más lo mío, disfrutando en su momento de Undisputed I, II y III, peleas colegiales en Crows Zero I y II, y cuando era niño hasta del torneo por el dragón de oro en Contacto Sangriento (1988) con Van Damme; prefiriendo poco el otro cine de artes marciales, casos aislados son 13 Asesinos (2010) o Yakuza Apocalypse (2015), ambas de Takashi Miike.

¡Pues bien! En el 2011 Evans nos traía de una manera espectacular y con una trama simplista, el nuevo cine indonesio de artes marciales en The Raid 1 y 2 (ambas geniales), repleto de brutales combates cuerpo a cuerpo, y la violencia explosiva del armamento de asalto. Genial. Con semejante calidad de violencia poco me importa la esterilidad dramática. Uno se lleva en el recuerdo a personajes como Mad Dog, Hammer girl o Baseball bat man  –si no sabes de qué estoy hablando, no dudes en verla–. Pero eso es Evans. ¿Qué hay de Kimo y Timo? Bajo el nombre de The Mo Brothers  y con filmes como Macabre (2009) y Killers (2014) son los directores más sólidos dentro del cine de terror indonesio. Por un lado (Macabre), un gore exquisito de la vieja escuela, y por el otro (Killers) un despiadado e inteligente filme de suspenso y asesinos seriales. De ahí lo prometedor de la combinación: Iko Uwais + Kimo Stamboel y Timo Tjahjanto.

Con bastante previsibilidad y no por ello menos efectividad, Headshot narra la historia de Abdi. Un misterioso hombre que es arrastrado inconsciente por la marea hacia la costa, siendo encontrado e internado en el hospital de un pequeño pueblo. Bajo los cuidados de la joven y hermosa doctora Ailin, Abdi despierta del coma, sin embargo amnésico, debido a los restos de una bala alojados en el cerebro. Con el nuevo nombre de Ishmael, tiene la oportunidad de reiniciar su vida a lado de Ailin y los amables lugareños de la isla; por desgracia esto no durará mucho, la noticia de su aparición llega a oídos del jefe criminal Lee, quien recientemente ha tenido un sangriento escape de prisión y sabe exactamente quién es Abdi. Dispuesto a cobrar la deuda que éste le debe, Lee secuestra a Ailin para atraer al ahora Ishmael al seno de su organización y terminar con él por una vez de todas. 

Con reminiscencias pero sin en lo absoluto llegar a ser una The Raid 3 –no, no, ésa llegará en el 2018 a través del propio Gareth Evans–, The Mo Brothers ejecutan un filme repleto de acción con una estructura similar a los filmes de Evans: coreografías bien trabajadas, violencia explícita y visceral (quizá un poco más fuerte al involucrar aquí a niños y mujeres) y combates uno a uno in crescendo (hasta llegar con el jefe). Es la película en la que han contado con mejor presupuesto, y eso se percibe en la edición de sonido y la calidad de fotografía, ofreciendo una delicia cada que vemos como un rostro es reventado a golpes o los huesos crujen. Otro aspecto que comparte con The Raid (el cual es negativo pero no mella nuestra apreciación) es la actuación: no es su fuerte. Los villanos cumples su función satisfactoriamente. Los protagonistas son los que fallan: “Iko Uwais” será muy bueno para pelear no así para interpretar sentimientos o recitar diálogos, y la bella Chelsea Islan… ¿sobreactuada? No sé... bueno, nimiedades. Basta de similitudes, debo mencionar algo en lo que The Raid y Headshot difieren: su trasfondo melodramáticamente artificial. No me gustó y es lo que sí termina mermando ligeramente mi nota. No pido un argumento inteligente en películas con estas características, pero sí, que no me disfracen el producto de sensiblería sosa.  

Finalmente, ¿es una película recomendable? Por supuesto. Hartamente entretenida si te gusta el cine asiático extremo, The Raid, y/o el cine de acción y de artes marciales. ¿Es mejor que The Raid? No. ¿Es la mejor película de The Mo Brothers? No. Carece de la “originalidad” e inteligencia de The Killers, también de la pasión desordenada y aún inexperta de Macabre. Eso sí, es un filme más maduro. 

Como dato extra, ¿recuerdas a Baseball Bat Man y Hammer Girl en The Raid 2? ¿Los reconociste? Aquí interpretan a Besi y Rika, los dos peleadores previos a Lee. 



La puedes ver online dando click acá o descargar por este torrent.

jueves, 6 de abril de 2017

Me Too


Ya Tozhe Khochu

Director: Aleksey Balabanov
Guionista: Aleksey Balabanov
País: Rusia
Año: 2012
Duración: 83 min. aprox.
Trailer

Género / Tópico: Drama / Comedia dramática

Sinopsis: El bandido Sanya, su alcoholizado colega músico Oleg, su amigo Yura y el anciano padre de éste, se embuten en un todoterreno negro en la -improbable- búsqueda del “campanario de la felicidad”, que supuestamente ofrece un viaje rápido al paraíso y se encuentra junto a una central nuclear abandonada entre San Petersburgo y Uglic. Al alegre comando se suma un quinto pasajero, una doctoranda que descubriendo que “no hay trabajo en filosofía” se ha reciclado a la profesión más vieja del mundo. Se rumorea que el campanario se lleva a la gente; no a todos, sin embargo. Pero todos los ocupantes del vehículo creen que ellos serán uno de los escogidos.


Reparto / Personajes

Aleksandr Mosin es Sanya
Oleg Garkusha es Oleg
Yuriy Matveev es Yura
Alisa Shitikova es Alisa
Aleksey Balabanov es el director
Entre otros


NOTA: 7.4 / 10


Última película del fallecido cineasta ruso Alekséi Balabánov, nacido en la Rusia post-soviética y considerado por muchos en sus mejores años como L'enfant terrible del cine ruso, debido a que buena parte de su filmografía destaca por la causticidad de sus temas: comedias negras ambientadas en los resuellos del comunismo soviético ante la instauración del capitalismo (tergiversado por sus mafias, violencia y corrupción). También a decir de Balabánov, cofundador de la ya exitosa productora CTB Film Company. 

Con miras más alegóricas... aunque Me Too (o En busca de la felicidad) carece de la ¿sordidez? del resto de su filmografía, y tal vez, si no lo conoces, la primera que deberías de ver es su primer gran éxito: Brat (1997)… Ésta es, después de todo, un filme imperdible y un muy singular cierre (para su carrera y para su vida, ya me comprenderás cuando la veas) en el cual presagiaba (irónicamente) su muerte. 

Una historia “fantástica” que consigue reflejar con melancolía el hartazgo de la vida en su Rusia (y para algunos, en el mismo vapuleado mundo). Que a razón de ese agobio cansino un buen día dicta: “al diablo la vida, al diablo todos, yo quiero ser feliz”, te armas de un par de botellas de vodka e inicias un viaje sin retorno en busca de la felicidad. Emparentada desfachatadamente con Stalker (1979) de Tarkovsky, Balabánov construye esta historia protagonizada por un grupo de personajes agrestes y marginados, unos cínicos, otros misóginos, homofóbicos o racistas, pero todos ellos, decepcionados de la vida. Un viaje ideado por Sanya (a quien le vemos en los primeros minutos asesinando a un grupo de mafiosos) al corazón de un poblado asolado por la radiación y en donde eternamente es invierno, pues se dice, que ahí yace un antiguo campanario (rodeado de muerte) en donde sólo y únicamente si eres digno de, puedes ser transportado al paraíso. 

Un filme distinto a como creí, pero agradable, muy agradable. Sencillo, cargado de humor negro y en momentos de “surrealismo”. Con una ambientación que nos ilustra de la ruralidad/urbanidad de San Petersburgo a la ruinosa jamás olvidada siempre buscada “zona”, salpicada de cadáveres helados. Personajes ordinarios interpretados por un elenco desconocido (a excepción de Aleksandr Mosin y del propio Balabánov), y una banda sonora donde encontramos a Leonid Fedorov (este aspecto me falla, me parece muy repetitiva). Un buen coronario, no el mejor para la carrera de este director ruso, pero si lo suficiente bueno.


Frases

Mis pensamientos se arrastraban detrás de mí como una vieja puta... siguiendo mi sombra y respirando en mi cuello. Algunos vinieron hacia mí torpemente con voces y manos temblorosas, vi miedo en sus ojos. Imaginen mi sorpresa cuando me enteré que era sólo una mala resaca

La vida es mejor cuando te sientes bien, después mal y luego bien otra vez


Puedes descargar esta película desde este torrent.

martes, 28 de marzo de 2017

Neo-Tokyo (Laberinto de Historias)


Manie Manie: Meikyû Monogatari
Neo-Tokyo - Labyrinth Tales

Directores: Katsuhiro Ôtomo, Rintaro y Yoshiaki Kawajiri
País: Japón
Año: 1987
Duración: 50 min. aprox.
Trailer

Género: Animación - Fantástico - Ciencia ficción / Cortometrajes

Sinopsis: Neo-Tokyo reúne tres historias cortas dirigidas y escritas cada una por tres de los directores de animación japonesa más reconocidos del sector: Katsuhiro Ôtomo (Akira, Steamboy), Rintaro (Osamu Tezuka's Metropolis) y Yoshiaki Kawajiri (Wicked City, Ninja Scroll, Demon City)


NOTA: 6.8 / 10


Neo-Tokyo, en un principio Manie Manie o Tales of the Labyrinth, es una antología de cortometrajes basados en la obra homónima de Taku Mayumura; de quien ya se han adaptado otros de sus títulos en animes y dramas de tv (Psychic School Wars o 1778 Stories of Me and My Wife, por ejemplo). Compuesta por 3 segmentos es una muestra de los inicios de dos de sus colaboradores que en un futuro serían autores de películas de culto, como lo es Akira (1988) de Ôtomo o Ninja Scroll (1993) de Kawajiri. 

Tres segmentos de ciencia ficción, el primero más surrealista y a pesar de su duración, prolongada para una introducción, funge como tal y también como cierre de la antología. Conjuntando el trabajo de Ôtomo y Kawajiri, dos cortos que guardan en común su ambientación en un futuro distópico. Todos ellos con una animación tradicional e imaginativa, a ratos (Kawajiri) más oscura y visceral.

Labyrinth-Labyrintos de Rintaro
Una especie de Alicia a través del espejo de Lewis Carroll (y por qué no, Fantasía de Disney) protagonizada por una niña y su gato Cicerón. Parte del momento en que Sachi y su gato cruzan a través de un antiguo reloj a un mundo repleto de extrañas criaturas.
Mera introducción visual. Me encanta su estilo de animación y el diseño de sus personajes, así como su oscura ambientación. Sin embargo, me parece una obra menor de Rintaro que en ese entonces ya era conocido por Las aventuras del Capitán Harlock (1978) y Galaxy Express 999 (1979) (tendría unos 7 años cuando la vi, de mis películas favoritas de la infancia). Humm… hace poco vi Metrópolis (2001) y no me gustó mucho… no la reseñé. Espero no dentro de mucho ver y estar platicando por acá Doomed Megalopolis (1991).

The Running Man de Yoshiaki Kawajiri
Zack Hugh es el gran campeón del circuito de carreras  suicidas “Death Circus”. Su única ambición es ser más y más rápido…
Breve alusión a la muerte. Dejando de lado la elaboración de un arco argumental Kawajiri enfoca su atención en el acto de correr, unicamente en la ambición del corredor, y aun así debido a su final, consigue ofrecer una historia, quizá una metáfora oscura y violenta. También es un ejercicio que definiría más tarde su estilo de animación cyberpunk y gore. También espero no dentro de mucho ver (o volver a ver) algunos de sus films y platicarlos por acá. Wicked City es un ejemplo. Otra opción sería Goku: Midnight Eye (1989). Por cierto, un tanto más alejado de su estilo (por el tipo de manga) también dirigió la serie de Clamp, X (2001), me gustaba esa serie, la historia y sus duelos (además fue el primer anime que vi donde sus personajes tenían ondas homosexuales). Seishiro Sakurazuka me caía muy bien y recién descubro que era veterinario :O

The Order to Cease Construction de Katsuhiro Ôtomo
En una era no muy lejana en donde las selvas son destruidas para dar lugar a las grandes ciudades, y la mano de obra es completamente automatizada, Tsutomu Sugioka es enviado a la selva de la República de Aloana para suspender el proyecto #444. Pues tras la revolución de dicho país el nuevo gobierno ha cancelado el contrato. Una tarea aparentemente sencilla complicada debido a que estos robots parecen desconocer las leyes de la robótica de Asimov. 
Buen cortometraje, el único que cuenta realmente una historia… a pesar de las obvias reflexiones a las que nos invita con humor, es… muy olvidable, pero está bien, es un buen inicio para su carrera la cual lamentablemente es breve. No se le ve mucho a Otomo como director. 
Intentaré ver alguna de sus películas en imagen real, Warudo apaatoment hora (1991) o Mushishi (2006) y comentarlas por acá.


Algo pasó que perdí el archivo que iba a subir en Mega :/ así que sólo puedo dejarte este enlace en dailymotion para verla en línea (doblada al español).

domingo, 19 de marzo de 2017

The Eyes of My Mother


Director: Nicolas Pesce
Guionista: Nicolas Pesce
País: E.U.A.
Año: 2016
Duración: 75 min. aprox.
Trailer

Género / Tópico: Terror - Drama / Familia - Drama psicológico - Cine independiente USA

Sinopsis: Una mujer joven y solitaria es consumida por sus deseos más profundos y oscuros después de que la tragedia golpea la tranquilidad de su vida en el campo.


Reparto / Personajes

Olivia Bond es la niña Francisca
Kika Magalhaes es la joven Francisca
Diana Agostini es la madre
Paul Nazak es el padre
Will Brill es Charlie
Joey Curtis-Green es Antonio
Entre otros


NOTA: 8 / 10


A veces considero exagerado “responsabilizar” a la madre de engendrar a esos pequeños monstruos, psicópatas en potencia. Me niego por esta vez a citar la típica cursilería de que los ojos de una madre lo son todo. No reniego, aún no, del arquetipo freudiano ni del hecho de que sí, juega un papel crucial en el desarrollo del psycho-killer tal y como lo conocemos por el cine: aquel depredador que acecha, tortura y da muerte fríamente a su víctima. La historia nos da ejemplos como Henry Lee Lucas, Ed Gein, Albert DeSalvo, Ted Bundy, etc., y la ficción también, ahí tenemos a Norman Bates. Es crucial, sí… pero en esta ocasión me quedo con la hipótesis de la propia madre de nuestra Francisca: la soledad puede hacerle cosas muy extrañas a tu mente. Y ahí me acuerdo de May (2002) de Lucky McKee, una chica que lo único que buscaba era ser aceptada pero sólo recibía el rechazo, y en su afán de compañía humana se construye un amigo a base de los restos de gente desmembrada cual Frankenstein. No es ese el caso, pero aquí nuestra Francisca herida por la soledad sólo quiere un amigo también, anhelo que con los años vira en la necesidad de una familia y amor; pero esto es un tanto complicado, siempre que hablamos de alguien “socialmente discapacitado” lo es.

Loable debut del director y guionista Nicolas Pesce. Una acertada propuesta que de pronto veo original, un “drama de horror” sobre la soledad y la alienación como agentes causales impulsados por la tragedía. Historia de la psicopatía de una niña. Dividida en 3 actos I. Madre, II. Padre, III. Familia, inicia la historia de Francisca (bautizada así en mención a San Francisco de Asis), hija única de una familia portuguesa. Su infancia transcurre con “normalidad” en la aislada granja de sus padres en donde recibe la educación de su madre en otrora cirujana oftalmóloga, hasta el trágico día en el que un hombre hace su aparición (con dejos a Funny Games) apartando a Francisca de su madre. A partir de ahí observamos la fría evolución de Francisca (quien ni si quiera derrama una lágrima), y su pase de niña a mujer, dejándonos conocer su trastocada mente carente de sensibilidad hacia otro ser humano y así mismo, ansiosa de su compañía. En pleno despertar sexual e invadida por un vacío emocional imposible de llenar, más no de desear experimentar. Y llega el día en el que libre del cobijo paterno, entre lamentaciones y tristeza, conoce que la hora ha llegado para transformar el deseo en acción.

Contemplativa a ratos, yo creo que es una buena idea, no tengo prisa, acepto con buen gesto el tiempo que se toma en sus planos fijos. En cuanto a la música, me agrada el exotismo que aporta el fado portugués de Amália Rodrigues, así como la elección de Kika Magalhães como protagonista de este cuento macabro, casi impredecible. Hay películas que desde el principio te invitan a la fascinación, es el caso. Pesce apuesta su intelecto y creatividad en el cómo (capitular, breve y sugerente) y el a través de (su ambientación neo-gótica, la elegancia del blanco y negro de Kuperstein, y el arte que destila cada uno de sus planos medios, panorámicos y cenitales, y aquellas composiciones que se debaten entre el intimismo y el voyerismo).  

Muerte empapada de lirismo. Tortura de belleza. Yo creo que debes de verla, claro que debes, y si no te gusta piensa que fueron 70 minutos. Seguro los hubieras desperdiciado en otra cosa.

Hummm… Para finalizar, nada le debe a estos directores, pero... será el blanco y negro que en momentos acudieron a mí mente nombres como Buñuel, Polanski y Ana Lily Amirpour. Tenía que mencionarlo.  Por último y como dato curioso: dos veces salen viendo la Tv en The eyes of my mother, por si te queda la duda: la primera es un episodio de Bonanza (nunca me gustó), la segunda es House on Haunted Hill (1959) de William Castle, de hecho la voz que se escucha es Vincent Price al principio de la película cuando su personaje detalla las condiciones del encierro. Esa película, discreta obra del cine clásico de terror y suspenso, si me agradó, quizá te gustaría verla. House on Haunted Hill.


Frases

¿Por qué te mataría? Eres mi único amigo

Recuerda la paz que puede haber en el silencio. Sea que te resulte claro o no... el universo marcha como debería


¡Sin más! La puedes descarar desde Mega dando click acá, usar este Torrent o Ver online en pelispedia.