lunes, 24 de junio de 2019

ANUNCIO

Hace un tiempo pensé en cerrar el blog pero continué. Me agrada sugerir y compartir las películas que me gustan, películas que de momento me parecen Diferentes a lo que nos presenta la cartelera de nuestros cines (tampoco es que desprecie el cine "comercial", no, en lo absoluto, de hecho, espero pronto ir a ver Toy Story 4). 

Sin embargo, cada vez se me hace más pesado. No es el tiempo (cada entrada me tomará como mucho 30 minutos para redactar y elegir las imágenes)... es falta de interés. 

¡Pero! Tampoco puedo dejar de sugerir, así que, con mucha mayor brevedad seguiré usando Facebook con ese fin. 



Dicho de otra manera:
No habrá más entradas/actualizaciones de ningún tipo. Se cierra este blog. 

Nothing Bad Can Happen

Tore Tanzt

Directora: Katrin Gebbe
Guionista: Katrin Gebbe
País: Alemania
Año: 2013
Duración: 110 min aprox
Trailer

Género / Tópico: Drama / Religión - Drama psicológico

Sinopsis: El joven Tore busca en Hamburgo una nueva vida entre el grupo religioso "The Jesus Freaks". Cuando por casualidad conoce a una familia y les ayuda a reparar su coche, cree que un milagro celestial le ha ayudado. Él comienza una amistad con el padre de la familia, Benno. Pronto se va a vivir con ellos, sin saber la crueldad está por venir. Inspirada en hechos reales.


Reparto / Personajes

Julius Feldmeier es Tore
Sascha Alexander Gersak es Benno
Annika Kuhl es Astrid
Gro Swantje Kohlhof es Sanny
Entre otros

De esas veces que piensas: ¡Cómo no la vi antes! Nothing Bad Can Happen o Tore Tanzt (su traducción sería ¡Danza, Tore!) es el primer y único largometraje de la cineasta alemana Katrin Gebbe. Un filme que revolvió el estómago de la audiencia durante su proyección en el Festival de Cannes 2013, mismo en el que se proyectaron películas como La vida de Adèle, Borgman, Jeune & Jolie, La Grande Bellezza, Nebraska, Only Lovers Left Alive, Tian Zhu Ding, entre otras, todas las vi, de ahí que... cómo se me escapó, o más bien, cómo la omití. 

Mártires, víctimas o héroes... según como se mire... me pregunto, quién podría morir por una causa y más aún, cuando la causa es la misma fe que se pregona; y es que para los mártires, su muerte es el núcleo de su verdad fáctica. Basada en un hecho real Gabbe ofrece un análisis en primera instancia acerca de la fe y el poder, la firmeza, de la cual puede dotar a quien la posea, inquebrantable, (aquí, la fe de Tore, un joven decidido a vivir como Jesucristo) en contraste con la crueldad y el sadismo que pueden yacer en el ser humano. Enormes. Me recordó un poco a An American Crime (2007) de Tommy O'Haver... por que más allá de apuntar hacía la religión (como sí lo hace otra película alemana, de nombre Stations of the Cross (2014) de Dietrich Brüggemann), se enfoca, me parece, a la brutalidad y el sadismo, al horror contenido y su contagio. Aunque no por ello deja de ser tan escalofriante el poder de la fe (el final de la película). 

Dado que Nothing Bad Can Happen se enfoca en el camino hacia “la cruz” de Tore, poco interés hay en la historia de su protagonista. Sólo sabemos que Tore es un adolescente (descarriado) que se rige según el fundamentalismo cristiano bajo el único deseo de vivir como Jesús. Rock cristiano, actos de fe y una entrega absoluta. Tore está tan convencido de su cercanía con el Espíritu Santo que no se la piensa dos veces para pedirle que repare el motor del auto varado de Benno, a quien encuentra accidentalmente en la carretera: el milagro sucede. Tiempo después es Benno quien “rescata” de la pista de baile a Tore, quien sufre un ataque epiléptico durante un concierto de rock cristiano. ¿Es acaso Benno la figura paterna que siempre soñó Tore? Es el Capítulo 1: Fe. En donde pese al ateísmo de Benno, Tore encuentra confort en su hogar, donde es adoptado; pero estos es sólo el inicio de la prueba más grande que ha puesto Dios en su camino. Pues no hace falta mucho para que salga a la luz la verdad sobre Benno, y en consiguiente, una retahíla de humillaciones y abusos físicos y psicológicos, en el transcurso de dos capítulos más: Amor y Esperanza. 

Una película interesante aunque menos astuta y clara en su mensaje de lo que me hubiese gustado, reitero, más allá de dirigir su atención a la juventud o una crítica hacia la religión y su efecto opiáceo, opta por revolverse en su perversión. El ritmo es bueno, a ratos podría parecer monótono pero son esos toques de violencia los que nos encaminan al tercer acto sin menguar nuestro interés. A mencionar también, los escenarios y la fotografía, forjando una atmósfera de opresión y decadencia, y creando escenas (dentro del horror) bastante bellas... esa lluvia improvisada. En cuanto a la actuación, inmejorable. 

Actualmente Gabbe trabaja en su segundo largometraje Pelikanblut; y el año pasado participó en la película australiana de episodios de terror The Field Guide to Evil. 



Si la quieres ver en línea checa este enlace en Gnula.
Si la quieres descargar checa este torrent




lunes, 6 de mayo de 2019

Dragged Across Concrete


Director: S. Craig Zahler
Guionista: S. Craig Zahler
País: Canadá
Año: 2018
Duración: 159 min. aprox.
Trailer

Género / Tópico: Thriller / Crimen - Policíaco - Robos & Atracos

Sinopsis: Dos policías son suspendidos cuando un vídeo de sus duras tácticas de detención de delincuentes se convierte en la noticia del día en los medios de comunicación.


Reparto / Personajes

Mel Gibson es Brett Ridgeman
Vince Vaughn es Anthony Lurasetti
Tory Kittles es Henry Johns
Michael Jai White es Biscuit
Jennifer Carpenter es Kelly Summer
Laurie Holden es Melanie Ridgeman
Udo Kier es Friedrich
Entre otros


NOTA: 8.1 / 10
Ver escala de valoración


Tercer largometraje de S. Craig Zahler, cineasta, novelista, fotógrafo y músico (baterista y vocalista de la banda de heavy metal Realmbuilder). Con el cual una vez más logra romper los cánones del género que se propone hacer suyo. Ya demostraba en el 2015 con Bone Tomahawk (un Western), su enorme creatividad y personalidad, ¿quién diría que el Cine de Serie B se mezclase tan bien con el Cine de Autor / Cine de Arte?, y en el 2017 con Brawl in Cell Block 99 (Drama carcelario). En esta ocasión, una interesante propuesta cerebral y violenta de cine negro contemporáneo que evoca la década de los 70's. 

Común en Zahler. Equipado de cierta crudeza cinematográfica opta por una narración pausada, estratégica, en donde las piezas se mueven como en un tablero de ajedrez (y tenemos una de las persecuciones más lentas y sigilosas del cine)... no por ello es que sea complejo, al contrario; lo suyo nunca ha sido un ritmo ágil, su idea no es regalarnos momentos de trepidante acción (cuál sea el género) o un drama en forma sino más bien aprovechar su historia para hacer desfilar a cada uno de sus personajes, y más importante para él, esos detalles tan familiares y cotidianos: el almuerzo en una cafetería o compartir un videojuego, así mismo, recrearse en diferentes subtramas que en realidad no conducen a ningún lado y poco aportan a la historia principal, pero enriquecen el ambiente y su microuniverso, a Zahler no le incomoda invertir 10 minutos en retratar a un persona que a los pocos minutos le reventará el cráneo. He ahí el detalle, su cine no es para cualquiera, y aquí estamos hablando de un metraje de más de 2 horas y media. 

Delincuentes reformados-desesperados, detectives cansados del sistema, y villanos cuasi inhumanos a lo Panos Cosmatos en Mandy. Una historia que avanza con total parsimonia para concluir este triángulo (de ambición y muerte: delincuente-detectives-villanos) en el post-atraco a un banco. Otro detalle a destacar es la cantidad de diálogos acompañado de tomas largas que componen el guion (la mayoría en voz de Gibson y Vaugh). 

En cuanto a la parte técnica, convincente actuación que incluye un cameo de Udo Kier; la fotografía de Benji Bakshi (constante en la filmografía de Zahler) reforzando esa atmósfera sucia y dura, la violencia sin preámbulos, sórdida, y esos dejos a Serie B, y algo que me ha encantado (aunque para nada soy fan del género): la banda sonora. El R&B, Funk y Dance de The O’Jays, Binary Reptile y Butch Tavares

¿La película más brutal? Por supuesto que no. Para nada. Tampoco la más violenta, ni mucho menos (como en algunos sectores se le acusó... así son los norteamericano...) gratuita, o con discursos racistas y de misoginia. ¿Es mi película favorita de Zahler? Me gustó, pero... al contrario de otras fuentes que la consideran su mejor exponente, a mí me gusto más  Brawl in Cell Block 99Bone Tomahawk.




Si la quieres ver en línea checa este enlace en Pelispedia.
También la puedes descargar desde este Torrent.


jueves, 18 de abril de 2019

The Sisters Brother


Director: Jacques Audiard
Guionistas: Jacques Audiard y Thomas Bidegain (basado en una novela de Patrick Dewitt)
País: Francia
Año: 2018
Duración: 120 min. aprox.
Trailer

Género: Western

Sinopsis: 1850. Charlie y Eli Sisters viven en un mundo salvaje y hostil, en plena fiebre del oro. Tienen las manos manchadas de sangre: la sangre tanto de criminales como de personas inocentes. No tienen escrúpulos a la hora de matar. Es su trabajo. Charlie el hermano pequeño, nació para matar. Eli sin embargo, sueña con llevar una vida normal. Ambos son contratados por el Comodoro para encontrar y matar a Hermann Kermit Warm, un buscador de oro. De Oregón a California arranca una caza despiadada, un viaje iniciático que pondrá a prueba el demencial vínculo entre los dos hermanos.


Reparto / Personajes

Joaquin Phoenix es Charlie Sisters
John C. Reilly es Eli Sisters
Jake Gyllenhaal es John Morris
Riz Ahmed es Hermann Kermit Warm
Rebecca Root es Mayfield
Entre otros


NOTA: 8.3 / 10
Ver escala de valoración



The Brothers Sisters es la octava y última película del cineasta francés Jacques Audiard. También es su primera incursión en el cine de habla inglés y en el género western. Un western de aspecto estadounidense rodada en España pero con la personalidad de Audiard. La película se basa en la novela homónima de Patrick Dewitt (si te interesa la puedes encontrar en librerías Gandhi.)

Un filme, como tantos otros clásicos western occidentales, caracterizados por hermosos y bastos paisajes del viejo oeste, que refulgen en el continuo duelo a muerte de sus protagonistas/antagonistas, interminables cabalgatas, persecuciones y burdeles. Sangre, sueños, una mar de direcciones donde su resultado dependerá no sólo de la audacia y pericia sino del azar. Una vez leída la sinopsis comprenderás que la historia no es tan compleja: un par de hermanos, asesinos a sueldo, salen de Oregon a California para encontrar al hombre que le robó a su empleador, El Comodoro. Sin embargo, es en donde observamos el ingenio de Audiard para hacer brillar la novela Dewitt, pues la sólida dirección está respaldada por un buen guión, y e ahí la razón por la cual es tan entretenida en sus dos horas de duración. Que si bien (desde un punto de visita más severo) The Brothers Sisters es demasiada ligera para ser un drama contundente, y a su vez, es muy intensa para ser “una comedia”, es ese mismo punto medio el que la hace especial (aunque admito en gran parte de la película sentí que le hacía falta emoción). Es alegre y melancólica, existencial y hosca, también, un pequeño éxodo en busca de redención, no sólo para los hermanos Sisters (en los cuales se enfoca más de película en construir), sino también para Morris y Warm.

Otro acierto es la calidad de sus personajes, sin duda el mayor peso cae por obvias razones sobre los hermanos Sisters. Charlie, el hermano menor, nacido para matar no ve más allá (entre la resaca y las prostitutas) que ser el hombre que esté en la cima del poder; sin embargo le hace falta estrategia y disciplina. Eli, el hermano mayor, carga sobre sus hombros el peso de ser casi un padre para Charlie, y antepone sus deseos de paz por cuidarlo. A pesar de haber en ellos el talento del asesino sin escrúpulos se les ve honestos, sufrientes y soñadores. Morris por su parte es un hombre con educación y de buena posición económica, que desprecia el sedentarismo de su familia, interesado en tener aventuras es que sale, con su diario de viajes en mano, a documentar la vida; y así por azar conoce a El Comodoro y a Warm, un químico y futurista, ambos piensan en crear una sociedad utópica y así darle sentido a sus vidas.Y claro, de poco nos sirven grandes personajes sin grandes actores, como Joaquin Phoenix (quien podemos recordar en You Were Never Really Here (2017), Irrational Man (2015) y Her (2013), entre otros, y que será nuestro futuro Joker), Gyllenhaal (Nightcrawler (2014), Nocturnal Animals (2016), Prisoners (2013), y un largo etc.) y en especial John C. Reilly, quien me parece hace el mejor papel de su vida (siempre me habían parecido él y sus personajes absurdos, abotargados y olvidables). 

En cuanto al ritmo, la película transcurre con ligereza, humor y soledad, para después de juntar sus cuatro personajes, volverlo en una historia de aventuras y luego, terminar en un clásico western. El diseño de producción, fotografía, y el vestuario son gratamente detallistas. La música a cargo de Alexandre Desplat (ganador del Oscar en el 2017 por la Mejor Banda Sonora con La Forma del Agua de Guillermo del Toro... otro buen ejemplo de su trabajo se escucha en Isle of Dogs de Wes Anderson) es extrañamente adecuada, melodías de jazz son las que acompañan este western.

Por último a mencionar, entre otros premios, ganadora a Mejor Director en el Festival de Cine de Venecia. 



Había puesto sus enlaces para verla en línea pero Blogger cancela entrada. 

Elizabeth Harvest


Director: Sebastian Gutierrez
Guionista: Sebastian Gutierrez
País: E.U.A.
Año: 2018
Duración: 105 min. aprox.
Trailer

Género: Terror - Ciencia ficción

Sinopsis: 'Elizabeth Harvest' es una historia de ciencia ficción que reimagina el cuento de Barba Azul, en el que un hombre violento acostumbrado a matar a sus esposas se enfrenta a una nueva esposa que no está dispuesta a sufrir el mismo destino que sus predecesoras.


Reparto / Personajes

Abbey Lee es Elizabeth
Ciarán Hinds es Henry
Carla Gugino es Claire
Matthew Beard es Oliver
Dylan Baker es Logan
Entre otros


NOTA: 5.6 / 10
Ver escala de valoración


Séptima película de Sebastian Gutierrez; inspirada en el cuento de Barba Azul, originalmente recopilado y adaptado por Charles Perrault en 1697, que posteriormente tendría su versión dulcificada por los Hermanos Grimm. De manera breve, en el cuento (ya sea uno o el otro) tenemos como protagonista a una mujer inocente (más bien ambiciosa, ingenua y tremendamente curiosa) recién casada con Barba Azul. Barba Azul logra conquistar el alma de la joven con sus riquezas, las cuales ahora también son suyas, excepto una habitación. Cierto día Barba Azul sale de trabajo entregando todas las llaves de la mansión a su joven esposa, incluyendo aquella a la que tiene estrictamente prohibido entrar. Obviamente en su ausencia la joven entra a la habitación descubriendo una horrible verdad: en un primer momento no ve nada, las ventanas estaban cerradas. Después de algunos instantes distingue que el piso está cubierto de sangre coagulada, en la que se reflejan los cadáveres de sus exesposas colgados en las paredes... 

Por su parte, Gutierrez ofrece una versión futurista del mismo cuento. En el que Barba Azul es interpretado por un científico y millonario, quien con el paso de la historia, conocemos trabaja en un proyecto de clonación. También, cual Otelo de Shakespeare, profesa una opresiva pasión y amor hacía su nueva y joven esposa, a la cual le entrega todas sus riquezas excepto, una habitación. Gutierrez logra construir en primera instancia un melodrama de ciencia ficción con miras al thriller. ¿Qué tan satisfactorio es? Por desgracia no tanto como su prometedor inicio. Desde el momento en que Elizabeth abre esa puerta dando lugar a una serie de eventos violentos y fantásticos, el guion se hace un lío, haciendo que la historia se esfuerce en lucir compleja, siendo consumida por una exposición laboriosa a base de flashbacks. Recuerdos y memorias para explicar el secreto que yace en el laboratorio de Henry Barba Azul, escenas innecesarias y giros aún más innecesarios que alargan la historia, restando por mucho la intriga que en un principio había creado. Deficiencias narrativas. 

A su favor, la fotografía a cargo de Cale Finot, tan pulcra, elegante y plástica, que en veces opta por una explosión de azul y rojo más emocional (me recordó un poco, aunque no tan bella, como al trabajo de Natasha Braier en The Neon Demon de NWR). La constirbución del diseño de producción de Diana Trujillo también cabe mencionar, su mezcla de arquitectura y naturaleza. En cuanto a la actuación, bien pero sin destacar, el mismo guion les limita pese a que sus personajes podían dar más, en especial Abbey Lee que recordarás en Mad Max (2015) o The Neon Demon (2016) y el propio Ciarán Hinds. 

No está mal para pasar el rato... si es lo que buscas.



La puedes descargar desde el torrent de Bloghorror o bien ver en línea en Pelispedia.