domingo, 12 de abril de 2015

The Plague Dogs


Director: Martin Rosen
Guionista: Martin Rosen (Novela de Richard Adams)
País: Reino Unido
Año: 1982
Duración: 80 min. aprox.

Género / Tópico: Animación - Aventuras - Drama / Animales

Sinopsis: La película narra la odisea de dos animales que se escapan de un centro biológico, donde son sometidos a todo tipo de ensayos y barbaridades. La historia transcurre en dos lineas paralelas que convergen en el mismo objeto; el destino de los perros fugados.


The Plague Dogs es la segunda novela de Richards Adams adaptada al cine por Martin Rosen (su segunda y última película conocida), siendo la primera Watership Down, también conocida como Orejas largas, la colina de Watership. Dos novelas supuestamente infantiles, realmente bastante crudas, y como películas, clasificadas para adultos. He de confesar: sufrí con The Plague Dogs. Hace bastante una película (animada o de imagen real) no me hacía sentir un nudo en la garganta, esa constante presión en el pecho. ¿Mero producto de mi aprecio hacia los perros? Más allá de mi sensibilidad, me parece la adaptación de la novela es fantástica y converge con un estilo de animación un tanto... pobre (hasta para la época) justo para suscitar una envolvente aspereza que no sólo hace palpable el dramatismo, sino es capaz de promover una persistente sensación de angustia y desasosiego. Quizá exagero pero suspiré, me entristecí y llevé los puños a la boca deseando una mejor suerte para estos animalitos. 

Mediante una narrativa sin tregua somos testigos en La plaga de los perros del éxodo de Snitter y Rowf, un fox terrier y una cruza de labrador que se han fugado de un laboratorio científico; desorientados, cansados y hambrientos están dispuestos a vivir o morir libres el resto de sus vidas, con dignidad, aunque para ello deban volver a sus instintos más primitivos –esto me recuerda a El llamado de la selva de Jack London–. Pero... la verdad es que están perdidos, no sólo porque no saben cómo funciona el mundo (eran perros de ciudad, Snitter tenía un amo y Rowf siempre había sido callejero) en Distrito de los Lagos, Inglaterra, una zona rural, sino porque los experimentos que sufrieron han menguado su salud, sobre todo a Snitter, el más optimista de los dos y quien conoce mejor a los hombres, practicaron en él una lobotomía cerebral que a momentos le produce ceguera y alucinaciones. Afortunadamente en su viaje conocen a Tod, un solitario zorro que les muestra como vivir, puesto para él, ellos sólo son perros domésticos que no saben nada, jugando a ser salvajes. Y es cuando impulsados por el hambre y la incomprensión de los lugareños se convierten en la plaga de Lake District, en consecuencia se despliega una incesable caza, tanto por pobladores, granjeros de Donatell cansados de encontrar a sus ovejas, gallinas y gansos muertos, como por la milicia en un intento de impedir un posible brote de peste bubónica (se hace público que el laboratorio también trabajaba con yersinia pestis).

Un filme eficiente en su intención, 100% a mano, capaz de llegarnos al corazón e inducirnos a la reflexión. No hace falta un despliegue de animación digital y animales antropomorfos, grandes escenarios y una banda sonora altamente sugestiva, no. Rosen nos muestra una vez que es suficiente un guión inteligente y sobre todo un planteamiento realista.

Aunque... existen otras alternativas actualmente la experimentación animal es una actividad básica en la investigación biomédica, dando posibilidad al estudio molecular a través de técnicas in vitro, el auge de la biotecnología y la ingeniería genética, entre otros beneficios. ¿Qué tan prescindible es? Un debate complicado que requiere muchas consideraciones más que una simple postura. De modo que, aunque esta posición sea a favor conlleva una responsabilidad y deben respetarse normas que garanticen el bienestar del animal, condenando así iniciativas como las de, en su tiempo, Vladimir Demikhov o Robert White (un par de científicos, médicos, que seguramente más de uno esperan estén sufriendo en el infierno). La plaga de los perros no sólo condena abiertamente la experimentación con animales (tristísima que es la imagen del mono en la cámara de aislamiento), sino precisamente maneja esta concepción del trato digno hacia los animales.



A tomar en cuenta en la sociedad y cultura de los años 60-70 (el libro es de 1977) fue protagonista una ideología revolucionaria reforzada por una actitud radical y vanguardista en pos de una ruptura con el sistema. Parte de esto el interés de la regulación de esta área, surgiendo en 1966 la primera ley, en E.U.A., 10 años después en Inglaterra la Legislación para la protección animal con el fin de prevenir la crueldad contra los animales y reducir su sufrimiento.

Volviendo al filme, lamentable la ausencia en el cine de Martin Rosen, pudo haber sido una buena pareja para la obra de Richard Adams, tiene muchas más novelas. Por ahí de 1999 re-editó con mejor calidad de animación y en forma de serie Watership Down, restando esa dureza característica. 


Frases

¿Por qué hacen esto? No soy un mal perro.

Sean lo que sean los Batas Blancas no son amos. He tenido uno y sé que ellos no lo son.

Todo lo malo sale de mi cabeza. ¿No lo ves?

Cuando vengan con las armas, ¡el ruido romperá el mundo en pedazos!

Me pregunto quién le gustará más a los pájaros. ¿Tú o yo? Espero que se se aseguren que estamos muertos antes de que empiecen a despellejarnos con el pico.

¿No la ves? Nuestra isla... 


No he leído la novela de Adams, y sugiero si no tienes idea de ella, no busques nada, no leas nada hasta después después de ver la película.

De mis favoritas. Si la quieres descargar te sugiero este torrent.

No hay comentarios: