martes, 12 de febrero de 2019

Mon Mon Mon Monsters

Guai Guai Guai Guaiwu!

Director: Giddens Ko
Guionista: Giddens Ko
País: Taiwan
Año: 2017
Duración: 113 min. aprox.
Trailer

Género / Tópico: Terror / Acoso escolar

Sinopsis: Acosado por sus compañeros de clase, Shu-Wei Lin ha sido castigado junto a los abusadores de la clase. Los cuatro chicos deben pasar las tardes cuidando a gente mayor, a la que pretenden robar. Una noche, topan con un par de monstruos, y secuestran al más pequeño, iniciando así un ciclo sin fin de acoso y tortura, del que no escapará nadie.


Reparto / Personajes

Yu-Kai Teng es Lin
Kent Tsai es Ren-hao
Carolyn Chen es la profesora Li
Bonnie Liang es la novia de Ren-hao
Eugenie Liu es la criatura mayor
Entre otros


NOTA: 7 / 10
Ver escala de valoración


Acosadores, víctimas y espectadores. Mon Mon Mon Monsters es el segundo largometraje de Giddens Ko; una película de terror social que a pesar de girar entorno a la imagen (perturbadora si lo vemos con seriedad) de una juventud desensibilizada, no pretende jamás ofrecer un discurso o un análisis, sino mero entretenimiento. Lo agradezco, la verdad no estoy interesado en diatribas hacía el bullying (en otrora, un ejercicio social bastante funcional...). 

Giddens Ko construye su historia en base a la crueldad adolescente y a la magia vudú. Desde un punto de vista despreocupado (y mucho menos lascivo y oscuro que Deadgirl (2008) de Sarmiento y Harel, con la que comparte la misma primicia), en donde nos muestra que la crueldad, como cualquier otro vicio, no necesita de más que de una oportunidad para ejercerse. ¿Qué nos lleva a dicha crueldad y personificar monstruos? Una vida difícil, problemas familiares, frustración, quizá sólo aburrimiento y una enorme carencia de empatía. Así son los personajes de Giddens, escoria humana, y no sólo sus personajes centrales sino prácticamente todos, demasiada mala onda en esta juventud ¿quién da gritos de emoción y busca tomarse la mejor selfie con su profesora en el fondo ardiendo en llamas?

Pese a estos excesos, los personajes de esta historia tienen sus límites y evolución, punto a favor, no son seres planos, intercambiando el concepto de víctima y victimario. El humor negro que guarda su guion y ciertas escenas (la villanía de estos chicos cuando van a un decante refugio para ancianos, el abuso al tendero con déficit mental por Lin, o las lágrimas de Ren-hao) dan tesitura a un filme que fácilmente podría caer en absurdos. Otro punto son la violencia y el derramamiento de sangre sobrenatural que no se hace esperar, y aunque los efectos especiales no son tan buenos, me parece logran su cometido. 

En cuanto al resto de sus aspectos, me parece la actuación es la adecuada (sabiendo claro a qué atenernos, el cine asiático taiwanés, así como el japonés o el coreano, es muy exagerado y caricaturesco). A destacar también la fotografía nítida y con altos contrastes de Chou Yi-hsien, aportando un toque sombrío aunque pulcro a las escenas, ya sean entre las penumbras (durante la pequeña mascarada que tienen los estudiantes) o en interiores y exteriores; y aunque su metraje está un poco extendido, no es demasiado. ¿Y qué decir del final? Bueno, bastante asiático/dramático.




Si la quieres ver está disponible en Netflix. De momento no la he encontrado en alguna otra plataforma o torrent.



No hay comentarios: