domingo, 19 de marzo de 2017

The Eyes of My Mother


Director: Nicolas Pesce
Guionista: Nicolas Pesce
País: E.U.A.
Año: 2016
Duración: 75 min. aprox.
Trailer

Género / Tópico: Terror - Drama / Familia - Drama psicológico - Cine independiente USA

Sinopsis: Una mujer joven y solitaria es consumida por sus deseos más profundos y oscuros después de que la tragedia golpea la tranquilidad de su vida en el campo.


Reparto / Personajes

Olivia Bond es la niña Francisca
Kika Magalhaes es la joven Francisca
Diana Agostini es la madre
Paul Nazak es el padre
Will Brill es Charlie
Joey Curtis-Green es Antonio
Entre otros


NOTA: 8 / 10


A veces considero exagerado “responsabilizar” a la madre de engendrar a esos pequeños monstruos, psicópatas en potencia. Me niego por esta vez a citar la típica cursilería de que los ojos de una madre lo son todo. No reniego, aún no, del arquetipo freudiano ni del hecho de que sí, juega un papel crucial en el desarrollo del psycho-killer tal y como lo conocemos por el cine: aquel depredador que acecha, tortura y da muerte fríamente a su víctima. La historia nos da ejemplos como Henry Lee Lucas, Ed Gein, Albert DeSalvo, Ted Bundy, etc., y la ficción también, ahí tenemos a Norman Bates. Es crucial, sí… pero en esta ocasión me quedo con la hipótesis de la propia madre de nuestra Francisca: la soledad puede hacerle cosas muy extrañas a tu mente. Y ahí me acuerdo de May (2002) de Lucky McKee, una chica que lo único que buscaba era ser aceptada pero sólo recibía el rechazo, y en su afán de compañía humana se construye un amigo a base de los restos de gente desmembrada cual Frankenstein. No es ese el caso, pero aquí nuestra Francisca herida por la soledad sólo quiere un amigo también, anhelo que con los años vira en la necesidad de una familia y amor; pero esto es un tanto complicado, siempre que hablamos de alguien “socialmente discapacitado” lo es.

Loable debut del director y guionista Nicolas Pesce. Una acertada propuesta que de pronto veo original, un “drama de horror” sobre la soledad y la alienación como agentes causales impulsados por la tragedía. Historia de la psicopatía de una niña. Dividida en 3 actos I. Madre, II. Padre, III. Familia, inicia la historia de Francisca (bautizada así en mención a San Francisco de Asis), hija única de una familia portuguesa. Su infancia transcurre con “normalidad” en la aislada granja de sus padres en donde recibe la educación de su madre en otrora cirujana oftalmóloga, hasta el trágico día en el que un hombre hace su aparición (con dejos a Funny Games) apartando a Francisca de su madre. A partir de ahí observamos la fría evolución de Francisca (quien ni si quiera derrama una lágrima), y su pase de niña a mujer, dejándonos conocer su trastocada mente carente de sensibilidad hacia otro ser humano y así mismo, ansiosa de su compañía. En pleno despertar sexual e invadida por un vacío emocional imposible de llenar, más no de desear experimentar. Y llega el día en el que libre del cobijo paterno, entre lamentaciones y tristeza, conoce que la hora ha llegado para transformar el deseo en acción.

Contemplativa a ratos, yo creo que es una buena idea, no tengo prisa, acepto con buen gesto el tiempo que se toma en sus planos fijos. En cuanto a la música, me agrada el exotismo que aporta el fado portugués de Amália Rodrigues, así como la elección de Kika Magalhães como protagonista de este cuento macabro, casi impredecible. Hay películas que desde el principio te invitan a la fascinación, es el caso. Pesce apuesta su intelecto y creatividad en el cómo (capitular, breve y sugerente) y el a través de (su ambientación neo-gótica, la elegancia del blanco y negro de Kuperstein, y el arte que destila cada uno de sus planos medios, panorámicos y cenitales, y aquellas composiciones que se debaten entre el intimismo y el voyerismo).  

Muerte empapada de lirismo. Tortura de belleza. Yo creo que debes de verla, claro que debes, y si no te gusta piensa que fueron 70 minutos. Seguro los hubieras desperdiciado en otra cosa.

Hummm… Para finalizar, nada le debe a estos directores, pero... será el blanco y negro que en momentos acudieron a mí mente nombres como Buñuel, Polanski y Ana Lily Amirpour. Tenía que mencionarlo.  Por último y como dato curioso: dos veces salen viendo la Tv en The eyes of my mother, por si te queda la duda: la primera es un episodio de Bonanza (nunca me gustó), la segunda es House on Haunted Hill (1959) de William Castle, de hecho la voz que se escucha es Vincent Price al principio de la película cuando su personaje detalla las condiciones del encierro. Esa película, discreta obra del cine clásico de terror y suspenso, si me agradó, quizá te gustaría verla. House on Haunted Hill.


Frases

¿Por qué te mataría? Eres mi único amigo

Recuerda la paz que puede haber en el silencio. Sea que te resulte claro o no... el universo marcha como debería


¡Sin más! La puedes descarar desde Mega dando click acá, usar este Torrent o Ver online en pelispedia.